Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2020 DICIEMBRE - SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

(8 Diciembre 2020)  -  "Elegida en la persona de Cristo"

            Gn 3,9-15.20; Sal 97                 Ef 1,3-6.11-12                  Lc 1,26-38

            Celebremos a nuestro Señor Jesucristo, el Cordero sin mancha, nacido de la hermosa  Cordera, su Madre Inmaculada, “llena de juventud y de limpia hermosura" (prefacio) que es para toda la Iglesia la imagen más perfecta de lo que ella ansía y quiere ser también en todos y cada uno de sus miembros. No en vano estamos en Adviento, tiempo de esperanza y de alegría a pesar del oscuro panorama que envuelve hoy a la humanidad a causa de la COVID-19.

1.- El mensaje esperanzador del Adviento

            En efecto, el Adviento, anunciando la Navidad, nos ofrece un claro mensaje de esperanza, pero de una esperanza que brota de la fe en las promesas del Señor. Y de una alegría que anticipa ya la celebración de la renovada presencia de quien viene para salvarnos. No en vano la liturgia de esta fiesta, además de ensalzar la figura, siempre entrañable y cercana, de la Santísima Virgen María, nos la muestra y ofrece como preparación esperanzada de la venida del Salvador y feliz comienzo de la Iglesia, hermosa, sin mancha ni arruga” (San Pablo VI, Marialis Cultus, n.3)

               De este modo la Santísima Virgen aparece singularmente vinculada a la venida de nuestro Salvador Jesucristo y al comienzo de la Iglesia que busca y encuentra en María el modelo acabado de lo que ella misma ansía y desea ser en cada uno de sus hijos y miembros, a pesar de nuestros fallos y debilidades. Pero, por encima de las sombras de la condición humana, herida y trastornada por el pecado, brilla y resplandece la Madre del Salvador, concebida sin pecado sin sombra alguna personal, es decir, toda santa y toda hermosa, como señal de esperanza segura para todos. No en vano el pueblo cristiano la invoca y celebra como “vida, dulzura, esperanza nuestra” cuando reza o canta la Salve.

2.- María, “estrella de la mañana” en la espera de la Navidad

        El gran papa mariano por excelencia, San Juan Pablo II, para destacar el carácter mariológico del tiempo de Adviento, señalaba en la encíclica Redemptoris Mater que, en la liturgia de estos días se subraya precisamente esa precedencia o anticipo en María de lo que fue y sigue siendo la renovada venida de Cristo a su Iglesia y a cada uno de nosotros al llegar la Navidad. He aquí las palabras del recordado papa: “[María] en la ’noche’ de la espera del Adviento, comenzó a resplandecer como una verdadera ’estrella de la mañana’. En efecto, igual que esa estrella junto con la ’aurora’ precede a la salida del sol, así María desde su Concepción Inmaculada ha precedido la venida del salvador, la salida del ’Sol de justicia’ en la historia del género humano" (Redemptoris Mater, 3).

            Por eso la solemnidad de hoy es extraordinariamente oportuna y nos viene muy bien a todos para que vivamos este tiempo de preparación de la Navidad, “fiesta de gozo y salvación”,  a fin de celebrarla del mejor modo posible, es decir, con la alegría profunda de quienes desean y se sienten renacidos y renovados en lo más íntimo de su ser. Por eso, la Santísima Virgen María, estimula nuestra celebración del Adviento y le da sentido al mostrarnos, desde la propia y singular vocación y ejemplo de Madre del Redentor, lo que significa este tiempo de espera y de vigilancia, de fe y de silencio, pero también de gozo anticipado de la alegría de la Navidad.

3.- Vigilancia y espera confiada

            A todos nos hace falta y nos viene muy bien el Adviento, tiempo de alegre espera, de gozo íntimo y de reflexión porque vivimos en medio de no poca incertidumbre que se manifiesta incluso en el ambiente a pesar del aparato comercial que suele rodear la Navidad. Un ambiente ajeno muchas veces a la verdadera situación de muchas personas y familias y aun de colectivos enteros afectados por varios factores como, por ejemplo, la aludida pandemia que se ha convertido en un problema de alcance mundial.

            No quiero terminar esta homilía sin recordar que, a causa de la pandemia, la Conferencia Episcopal Española ha trasladado al día de hoy la Jornada del Seminario que tenía que haberse celebrado el día de San José, el pasado 19 de marzo, con el lema “Pastores misioneros”. Tengámoslo en cuenta tanto en la oración como en la habitual colecta. No en vano la Santísima Virgen María respondió a la invitación del ángel acogiendo para siempre a Jesús, al que alimentó y cuidó con absoluta entrega y esmero. Pidamos estas actitudes para los 15 alumnos de nuestros dos seminarios diocesanos, el de san Froilán y el “Redemptoris Mater Virgen del Camino”.

            Por los motivos enunciados, aprovechemos el tiempo de Adviento con su invitación a la vigilancia interior y exterior, de alerta serena y responsable, en la esperanza de que la humanidad entera y, por tanto todos nosotros, nos veamos libres de esta y de todas las amenazas que aquejan a la humanidad. Estemos también alerta desde el punto de vista sanitario y pidamos al Señor, por intercesión de nuestra Madre, María Inmaculada, que se haga realidad la esperanza integral del Adviento expresada en estas palabras de san Pablo que hace suyas la liturgia de la Iglesia: "La noche está avanzada, el día se echa encima... porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer" (Rm 13,11-12). Que así sea:

+Julián, Administrador Apostólico de León

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telefono Centralita: 987 21 96 80

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

youtube   twitter