Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2020 AGOSTO - SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARIA

(S.I. Catedral, Misa Estacional)

 "Bendita tú entre las mujeres"

Ap 11,19.1-6.10; Sal 44                   1 Cor 15,20-26                   Lc 1,39-56

Celebremos unidos a la Virgen María 
porque estábamos ciegos y dio a luz el día,
porque estábamos tristes y nos dio la alegría

            La solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María a los cielos ha contribuido siempre a alegrar la vida de nuestros pueblos y ciudades. Fiesta grande en toda la Iglesia que contempla glorificada a la Madre del Señor y fiesta en muchísimos pueblos que la tienen por celestial Patrona que a todos escucha y a todos protege. Y fiesta grande también en nuestra Iglesia diocesana que celebra a Santa María como “título” de nuestra Catedral. Por este motivo la invocamos hoy, especialmente sobre la comunidad diocesana, para que Nuestra Señora acompañe nuestra peregrinación terrena hacia la patria celeste, en la que Santa María nos ha precedido indicándonos también la meta que esperamos alcanzar guiados por su ejemplo y sostenidos por su valiosa intercesión.

1.- María, bendita y bienaventurada

            Celebremos, pues, a la Santísima Virgen María y proclamémosla “bendita entre todas las mujeres” como lo hizo su pariente Isabel, movida por el Espíritu Santo (cf. Lc 1,41). “Bendita” vino a llamarla también aquella mujer del pueblo que, entusiasmada, levantó la voz entre el gentío para decirle a Jesús: «Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron» (Lc 11,27). “Bendita, dichosa, bienaventurada”: Estos y otros calificativos felices le corresponden a María, porque en ella se cumplió como en nadie lo señalado por el Señor en respuesta a la mujer: «Bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen» (Lc 11,28).

          A nadie debe sorprender que el pueblo cristiano de todas las épocas y en todos los lugares se haya volcado en la confianza hacia la Madre del Señor. La liturgia de evoca sucesivamente tres bellísimas imágenes de María: la lectura del Apocalipsis nos la mostró como “una mujer vestida del sol, la luna por pedestal, coronada con doce estrellas” (Ap 12,1); la carta apostólica de san Pablo como la primera asociada a la resurrección de Cristo (cf. 1 Cor 15,23); y el evangelio como “la bendita entre todas las mujeres” (Lc 1,42). Tres figuras, tres títulos que ponen de manifiesto la belleza incomparable de la mujer que estuvo asociada a su Hijo en la obra de la redención desde el designio eterno de Dios.

 2.- María glorificada pero muy cercana a los discípulos de su Hijo

          Hoy contemplamos a María no solo envuelta por el resplandor de la gloria celeste sino también muy cercana a nosotros, como así la ha percibido siempre el pueblo cristiano. María, ciertamente, es el miembro más elevado de la Iglesia después de Cristo, pero es también nuestra Madre, una Madre tierna y entregada que cumple el encargo recibido en el Calvario. También bajo este aspecto María representa mucho en la vida de consagración religiosa. Después de la muerte de Jesús ella acompañó a los Apóstoles, alentando la esperanza en la resurrección y en la venida del Espíritu. Contemplando a María, los consagrados y consagradas, realizan su vocación transformándose en fuente de esperanza para los demás cristianos, en todas las situaciones y circunstancias, porque quien se consagra totalmente a Dios, se convierte en una referencia viva al amor divino, que por Cristo y por la salvación de los hombres lleva a darlo todo por el bien de los demás.

            En este sentido la Santísima Virgen María, mujer consagrada por entero a Dios y, desde la cruz de Jesús, también a los discípulos y aun a todos los hombres, es “Madre de la esperanza” y “causa de nuestra alegría”. María enseña a vivir con paz y en plenitud de alegría el seguimiento radical de Jesucristo “en pobreza, castidad y obediencia”. Hoy la celebramos glorificada y como el mejor modelo para los consagrados y consagradas, porque es la Madre que sigue presentando a su Hijo al Padre como hizo en el templo a los cuarenta días del nacimiento de Jesús, dando continuidad al “fíat”, a aquel “hágase” pronunciado en el momento de la Anunciación del Arcángel san Gabriel.

3.- María, refugio y amparo

        Celebremos, pues, a María e invoquémosla con toda confianza. En estos días, en los que la humanidad sufre a causa de la pandemia del Covid19 y siempre. En este sentido el papa Francisco nos invita a todos a acudir a Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, y a que busquemos refugio bajo tu protección. El propio Santo Padre ha redactado una oración que, entre otras peticiones, manifiesta: «María, acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria. Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio y la constancia en la oración”. Y añadía la oración más antigua que se conoce dirigida a la Virgen María y que, sin duda, todos hemos recitado alguna vez: “Bajo tu amparo («Sub tuum praesidium») nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!”[1].

+ Julián, obispo de León

[1] Esta oración fue encontrada escrita en un papiro copto fechado hacia el año 250 y escrito en griego.

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telefono Centralita: 987 21 96 80

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

youtube   twitter