Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2020 MAYO - DOMINGO VII DE PASCUA - SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

(24 de mayo de 2020)

 "Dios asciende entre aclamaciones"

Hch 1,1-11; Sal 46                 Ef 1,17-23                   Mt 28,16-20

     Este domingo nos ha traído a todos una buena noticia: Se están dando ya los primeros pasos de la deseada normalidad que ponga final a la cuarentena que desencadenó la crisis del coronavirus SARS-CoV-2 a mediados del pasado mes de marzo. Se reanudan actividades y se abren de nuevo centros sociales y comerciales y, lo que es muy importante para los fieles católicos y para los creyentes de otras confesiones cristianas y religiosas, se abren las iglesias comenzando por nuestra santa Iglesia Catedral, las parroquias, capillas y otros lugares de culto. Afortunadamente estos locales, necesarios para realizar decorosamente la liturgia, alimentar la fe y fortalecer la vida cristiana y el apostolado, vuelven a ser el espacio familiar de las distintas comunidades.

1.- Importancia y significado de las iglesias

Aunque estamos celebrando la Eucaristía dominical en el atrio de la catedral porque apenas se ha levantado la disposición relativa al cierre de nuestras iglesias, incluida la catedral, debemos alegrarnos de que nuestra iglesia mayor vuelva a abrir sus puertas para acoger a todos, creyentes y no creyentes, y mostrarles la hermosura de la creación atrapada y contenida en su interior. Nunca olvidaré, la primera vez que tuve la oportunidad de saludar a Su Santidad Benedicto XVI, hoy papa emérito, cuando al presentarme como el obispo de León, me dijo en perfecto castellano: “León, la hermosa catedral”. También desde este lugar, junto a la torre norte, es posible admirar y disfrutar de la belleza exterior de nuestra catedral.

Posiblemente el obligado cierre de las iglesias por los motivos excepcionales que lo han causado nos ayudará a todos a valorar más clara y profundamente lo que representan estos edificios verdaderamente singulares en su significado y alcance. No son tan solo unos monumentos del arte, algunos de fama mundial como sucede con nuestra catedral, la pulchra leonina. Tampoco son únicamente espacios evocadores de la grandeza histórica de quienes fueron capaces de levantarlos para que hablen de Dios y de su infinita belleza reflejada incluso en la materia. Me estoy refiriendo no solo a la monumentalidad del edificio y a sus piedras labradas, sino también a la armonía y equilibrio de la construcción y, especialmente, a los colores desplegados en las vidrieras de sus naves como el arco iris.

2.- La solemnidad de la Ascensión del Señor a los cielos

A esta alegría de recuperar la normalidad del culto divino en este bellísimo marco familiar para todos nosotros, recordemos que estamos celebrando el domingo de la Ascensión del Señor a los cielos, fiesta trasladada hace unos años del jueves de la sexta semana de Pascua al domingo que antecede a la solemnidad de Pentecostés. Hoy comenzamos, pues, a preparar la fiesta del Espíritu Santo, la gran promesa de Jesucristo, especialmente durante la última Cena, antes, por tanto, de subir a los cielos: “Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito” (Jn 16,7). 

            Y esto es lo que estamos evocando: la entrada de nuestro Señor y Salvador Jesucristo en la gloria que tenía antes de venir a este mundo, la gloria que le correspondía como Hijo Unigénito del Padre.  Ante ese hecho, narrado en la I lectura, pero aludido en las demás, los discípulos quedaron asombrados, porque “ni el ojo vio, ni el oído oyó; ni el hombre puede pensar lo que Dios ha preparado para los que lo aman” (1 Cor 2,9). Por eso intervinieron dos hombres vestidos de blanco, como en la escena de la comprobación del sepulcro vacío, en la resurrección (cf. Lc 24,4). Las palabras de los dos testigos, son fundamentales: “Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como le habéis visto marcharse” (Hch 1,11).

 

3.- Dimensión misionera de la Ascensión del Señor a los cielos

        En el relato de este acontecimiento, según el Evangelio de san Mateo que se acaba de proclamar, la teofanía estuvo unida al envío misionero de los discípulos, es decir, a la misión pastoral de la Iglesia según el triple ministerio de la Palabra, de la santificación y de la guía de la comunidad. En efecto, el Señor dice a los discípulos, y debemos escuchar sus palabras dirigidas también a nosotros: “Id y haced discípulos de todos los pueblos. Y esto fue lo que ha sucedido desde entonces en la historia de la Iglesia: una llamada permanente a la conversión, el anuncio del perdón de los pecados, la realidad del bautismo y la entrada en la comunidad de los que se salvan. Y, como síntesis y consecuencia, la puesta en práctica de “todo lo que (el Señor) había mandado”.

Celebremos, pues, la fiesta de la Ascensión del Señor pero hagámoslo conscientes de que Él no se fue definitivamente sino que se quedó entre nosotros, de otra forma, de otro modo, pero real y verdaderamente en la comunidad de sus discípulos, en los sacerdotes que los acompañan y presiden, en los sacramentos que los regeneran, especialmente en la Eucaristía. Y en la vida misma de los cristianos que cumplen el mandato de Jesús  acerca del amor fraterno, en el testimonio de los mártires y de los santos, en esta obra de la salvación universal en la que el Resucitado se manifiesta siempre vivo y operante, en medio de los suyos: “sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

 +Julián, obispo de León

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telefono Centralita: 987 21 96 80

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

youtube   twitter