Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2020 MAYO - HOMILÍA EN LA FIESTA DE S. ISIDRO LABRADOR

Parroquia de San Isidro, León, 15-V-2020
“El labrador aguarda el fruto de la tierra esperando con paciencia”

Sant 5,7-8.11.16-17             Jn 15,1-7

            Agradezco la invitación de participar en la fiesta de San Isidro Labrador que, además de ser el titular de esta parroquia, todavía joven pero muy activa, encarna de manera admirable y ejemplar las virtudes humanas y cristianas de las gentes del campo, los esforzados labradores que hoy lo celebran como patrono. Nieto, hijo y hermano de labradores, me alegra encontrarme, una vez más, con vosotros y quiero, además, enviar un saludo lleno de afecto a todas las personas que se unen a esta celebración a través de Castilla-León TV. Vivimos un momento que a muchos se nos presenta confuso y en cierto modo expectante. La pandemia que padecemos está causando dolor y muerte en muchos lugares, además de ansiedad y angustia, por no decir, miedo además de asombro.

1.- Petición por intercesión de san Isidro labrador

            Sin embargo debemos tener esperanza. Es lo que deseo y pido al Señor por intercesión de San Isidro, el campesino santo y confiado en la providencia de Dios, acostumbrado como les sucede a nuestras buenas gentes, a mirar al cielo y esperar “con paciencia… la lluvia temprana y la tardía”, como recuerda el apóstol Santiago en la 1ª lectura que se ha proclamado (cf.  Sant 5,7). Es curioso. El proceder de nuestro Santo obedece a una virtud, la paciencia, que suele identificarse frecuentemente con la resignación y el desaliento, cuando en realidad está unida a la perseverancia y a la fortaleza.

Efectivamente, tener paciencia significa no solo saber esperar sino también ser capaces de soportar, sin alterarse, situaciones incómodas o molestas. La paciencia no es un simple aguantar o resistir, pues consiste en considerar y dar el justo valor al tiempo necesario para lograr un objetivo o completar una tarea. En este sentido “saber esperar” se convierte en una virtud religiosa porque siempre es cierto y válido lo que afirma san Pablo: “la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado” (Rm 5,5).

            La tradición religiosa relativa a la vida de San Isidro no solamente recoge el episodio de su fidelidad al cumplimiento de precepto dominical y que está en la base de la iconografía del santo. Recordad que, mientras el Santo estaba en la iglesia participando en la Misa, sus bueyes seguían arando guiados por un ángel. Pero más allá de la leyenda piadosa lo que debe atraernos de san Isidro es su manifiesta fidelidad a Jesucristo con la sencillez y autenticidad de los humildes y sencillos de corazón.

2.- El mensaje de san Isidro para todos

Este es el auténtico mensaje de San Isidro: el poner a Dios en el primer plano de la existencia por encima de cualquier otro deber u obligación. En este sentido, su modo de vivir la fe y, en definitiva, lo que significan los deberes religiosos, denota autenticidad en la vida cristiana, virtud que debemos admirar e imitar en nuestro Santo. Testimonio, lo vuelvo a recordar, no solo de paciencia sino, ante todo, de confianza en Dios y de esperanza sin reservas ni condiciones.

Pidamos al señor, por intercesión de san Isidro, la gracia de saber esperar, y de poner nuestra confianza no en los bienes materiales sino en las realidades que permanecen porque no están sometidas al gusto o al placer del momento. Sé que esto no es fácil de lograr porque vivimos en una época en la que predominan el afán y la prisa de tener esto o aquello, de alcanzar tal o cual meta, a veces sin el esfuerzo o la preparación necesaria. De estos y de otros, no quiero decir “males” sino “riesgos innecesarios e inútiles”, pidamos al Señor por intercesión de san Isidro que nos proteja y libere.  

+Julián, obispo de León

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telefono Centralita: 987 21 96 80

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

youtube   twitter