Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2019 MARZO - "EL SEMINARIO, MISIÓN DE TODOS"

Queridos diocesanos:

        La solemnidad de San José, más allá de si la celebración tiene o no carácter de fiesta desde el punto de vista laboral, viene acompañada cada año por la Jornada eclesial del DIA DEL SEMINARIO. Se celebre este el 17 de marzo, domingo, o el día 19, fiesta del Santo Custodio del Redentor, la finalidad de la citada Jornada es clara: recordar a las comunidades y a todos los fieles cristianos aspectos, funciones y tareas de carácter pastoral y de importancia singular para la vida y la misión de la Iglesia. El alcance universal, nacional o diocesano de este tipo de convocatorias, hace referencia no sólo a su extensión sino también a la transcendencia de su contenido o mensaje. Entre los fines de las Jornadas eclesiales se encuentran la invitación a orar por el objetivo de cada una e incluso la entrega de un donativo que será empleado en sostener y fomentar, según las necesidades, determinadas instituciones e iniciativas promovidas por la Iglesia en el ámbito que corresponda, a saber, la Iglesia universal, la Iglesia de un país o la Iglesia diocesana. 

         En las diócesis españolas el Día del Seminario ha recordado y afirmado siempre el valor precioso e insustituible de esta institución eclesial para la formación del presbiterio y, en definitiva, para la edificación de los fieles. A veces me pregunto si nuestra Diócesis está pendiente como corresponde, de sus Seminarios: el de San Froilán y el misionero Redemptoris Mater ‘Virgen del Camino’; si les presta la debida atención, si conoce sus urgencias y necesidades, si aprecia su tarea formativa y, en definitiva, si entiende que son el punto de referencia válido para el desarrollo y el discernimiento de las vocaciones. Porque, como señala el lema de esta Jornada, “El Seminario es misión de todos”. 

          Por eso, si la vocación sacerdotal tiene su origen en Dios y en Jesucristo, la propuesta concreta de su desarrollo y formación es obra de la Iglesia. El misterio de la elección divina que guía a un joven hacia la elección del sacerdocio tiene sus raíces generalmente en el cuidado pastoral de las parroquias y de los movimientos y grupos eclesiales, pero encuentra su aclaración en el trabajo discreto y respetuoso, pero también fuerte y válido de quienes colaboran en este campo pastoral de vital importancia para el presente y el futuro de nuestras comunidades y aun de toda la Iglesia diocesana. Su tarea es discernir y orientar, junto con el Obispo, la autenticidad de la llamada divina. 

         Toda vocación al ministerio sacerdotal es un regalo de Dios a la Iglesia que requiere la participación activa de todos los fieles cristianos como miembros del cuerpo de Cristo. El trabajo pastoral cotidiano, el acompañamiento espiritual previo al ingreso en el Seminario, el apoyo de la familia respectiva y el interés y compromiso de las parroquias de origen, son agentes y factores del todo necesarios y eficaces para que la llamada del Señor sea escuchada en cualquier momento o circunstancia de la vida. Porque Él sigue llamando e invitando a seguirle como hacía durante su paso por la tierra.

          Ante el Día del Seminario doy gracias al Señor junto con toda la Iglesia diocesana por el don de las vocaciones al ministerio sacerdotal en estos tiempos de secularización creciente y de olvido de las exigencias de la fe. Pero las vocaciones son insuficientes para las necesidades pastorales de nuestra Diócesis. Por eso invito a todos los fieles cristianos, a las familias y a las parroquias y comunidades, a pedir al Dueño de la mies que suscite esas vocaciones y a cooperar eficazmente en su promoción y desarrollo. Con mi afecto y gratitud: 

+Julián, Obispo de León

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65