Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2020 MARZO - DETERMINACIONES Y SUGERENCIAS LITÚRGICAS

PARA LA PRÓXIMA SEMANA SANTA EN LA SITUACIÓN DE PANDEMIA

          Como consecuencia del grave peligro para la salud de las personas y mientras persistan las actuales dificultades para celebrar la Eucaristía y otros actos litúrgicos, además de los ejercicios piadosos como novenas, triduos y procesiones de la Cuaresma y de la Semana Santa, considerando el peligro de contagio que supone la asistencia numerosa de los fieles, por el presente y para la diócesis de León establezco las siguientes normas y orientaciones para  los párrocos y para quienes se les equiparan en derecho, como capellanes, rectores de iglesias y responsables de lugares de culto, incluso de religiosos exentos. Tengo en cuenta lo establecido por la autoridad civil y lo que exige una elemental prudencia pastoral:

1.- Todos los fieles católicos están dispensados de la obligación de participar en la Santa Misa los domingos y fiestas de precepto hasta que se declare el final de esta pandemia. No obstante, se invita a todos los fieles en la medida de sus posibilidades a unirse a las comunidades que celebran la Eucaristía retransmitida en directo por radio, televisión u otro medio.

2.- Se ruega y exhorta a los fieles cristianos para que oren por las personas afectadas por la pandemia y por quienes les atienden y cuidan, así como por el personal que lucha para erradicarla y por los fallecidos como consecuencia de la misma.

3.- Los párrocos y demás rectores de iglesias, manteniendo cerradas las iglesias, procurarán prudentemente celebrar la Eucaristía a diario y, en la medida de lo posible, con algunos fieles, muy pocos, pero manteniendo siempre la distancia de seguridad.

4.- Estas normas se aplicarán especialmente los domingos y vísperas de días festivos, y los días del Jueves, Viernes y Sábado Santos, avisando de las horas de celebración para que los fieles que lo deseen, se unan espiritualmente desde sus casas.

5.- Quedan suspendidas todas las procesiones y actos públicos de piedad popular como, por ejemplo, Viacrucis, etc. Algunos ritos como la adoración de la Cruz, superado el actual periodo de confinamiento, pueden ser trasladados a otro día, por ejemplo al 14 de septiembre, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz o con ocasión de romerías tradicionales.

6.- La Misa crismal se celebrará en la catedral a puerta cerrada concelebrando dos o tres capitulares sin convocatoria del Presbiterio diocesano ni de los fieles. No obstante, se invita a los sacerdotes a unirse espiritualmente a esta celebración. La distribución de los Santos Oleos se anunciará oportunamente. Mientras no se renueven, se usarán los bendecidos el último año. La renovación de las promesas sacerdotales se trasladará a una fiesta sacerdotal.

7.- El Jueves Santo, si se celebra la Misa, ha de ser a puerta cerrada y sin la asistencia de fieles o con un grupo mínimo de estos y guardando la separación oportuna, omitiéndose el lavatorio de los pies así como la procesión y la reserva del Santísimo Sacramento en el Monumento. El Viernes Santo, en las mismas condiciones, se hará la adoración de la Cruz de modo general, mostrándola a los fieles. En la celebración añádase una oración por los enfermos y quienes están en peligro, tomándola del Misal Romano (cf. Misas por diversas necesidades, nn. 45 y 48). La Vigilia pascual se celebrará en la medida de la posibilidad real, establecida por aquellos a quienes compete, omitiéndose el rito del fuego y la procesión con el cirio pascual. La bendición del agua para el bautismo puede posponerse para la primera ocasión en que se celebre el sacramento.

8.- El Domingo de Pascua se celebrará la Eucaristía en la catedral, siendo válida también la indicación del n. 1 y omitiéndose la Bendición Apostólica que quedará pospuesta para otra ocasión.

9.- En los funerales, no se llevará el cuerpo del difunto a la iglesia y se trasladará la Misa exequial para una fecha oportuna de acuerdo con la familia, salvo que se prefiera celebrarla, cuando pase el peligro y de acuerdo con las mismas personas, por todos los fallecidos durante la pandemia.

10.- No deje de incluirse todos los días, en la oración de los fieles y en las preces de Laudes y Vísperas, mientras dure esta pandemia, una petición por quienes la padecen de algún modo.

León, a 24 de marzo de 2020
+Julián, Obispo de León

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.