Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2020 ABRIL - CARTA A LOS SACERDOTES ANTE LA PRÓXIMA SEMANA SANTA

 Queridos hermanos en el sacerdocio, seculares y religiosos: “Paz a vosotros”

            Recibid este saludo pascual con todo mi afecto, estima y gratitud, y trasmitídselo a las personas cercanas a vosotros. Todos necesitamos acoger con mayor esperanza que en otros años la presencia del Resucitado en nuestras vidas y ministerios. Conocéis las circunstancias en las que nos encontramos, la invasión de una pandemia de alcance mundial que amenaza muy peligrosamente a toda la población, especialmente a los más vulnerables que son los enfermos, los ancianos y los niños. Por este motivo la celebración de la próxima Semana Santa va a ser especial bajo todos los aspectos.

            Estoy seguro de que estáis tratando de interiorizar esta experiencia que nos toca vivir. Recemos y ofrezcamos diariamente, si es posible, la Eucaristía por los vivos y por los difuntos. El Señor escucha siempre y hace que todo transcurra para nuestro bien (cf. Rom 8,28). Procuremos perseverar en esta confianza y compartirla, si está a nuestro alcance.

            El objeto de esta carta es completar y, especialmente, motivar algunas sugerencias que ya se han hecho, unas de carácter civil emanadas del Ministerio de Sanidad y otras de carácter litúrgico ante la celebración, ya inminente, de la Semana Santa. Os pido que leáis todas con atención y procuréis ponerlas en práctica. Las sugerencias litúrgicas responden a una preocupación fundamentalmente espiritual y pastoral pero también práctica, mirando al bien de todos. 

            En este sentido se había anunciado ya la dispensa del precepto dominical. Los días centrales de la Semana Santa no han estado nunca sujetos a este precepto. En consecuencia, ante el grave peligro de contagio, no cabe sino aconsejar que cada fiel cristiano procure celebrar el día del Señor y la Semana Santa en casa y, si es posible, en familia siguiendo la retransmisión de la santa Misa por radio o por televisión. Por supuesto, es aconsejable rezar en familia el Rosario, leer el evangelio o los textos litúrgicos de cada día con ayuda de un misal de los fieles o a través de internet.

            Este año la Misa crismal se celebrará sin la convocatoria habitual del presbiterio diocesano. Será una celebración íntima y reducida a unos pocos concelebrantes. Mientras no sea posible disponer la distribución de los nuevos Santos Oleos, se seguirán usando los bendecidos el año pasado. La renovación de las promesas sacerdotales se harán, D.m., en la fiesta sacerdotal de bodas de oro y plata que se anunciará oportunamente.

            En cuanto a las procesiones y demás actos de la Semana Santa, han sido cancelados todos. Manténganse, por tanto, cerradas las iglesias y capillas públicas. Y si se hace alguna celebración, litúrgica o piadosa, que sea a puerta cerrada y con el menor número posible de personas observando todos entre sí las distancias aconsejadas.

            Recibid el saludo pascual, fraterno y cordial, del Resucitado: Paz a vosotros (cf. Lc 24,36), con el deseo de una salud integral para cada uno, como también para vuestras respectivas familias y feligreses. Oremos unos por otros y que el Señor bendiga a todos:

León, 2 de abril de 2020
 +Julián, Obispo de León

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.