Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2020 ENERO - "FELIZ AÑO NUEVO BAJO LA MIRADA DE SANTA MARÍA"

¡Feliz Año! Cada día primero de año nos saludamos con esta expresión entre la cortesía y el deseo sincero de que sea para todos lo más próspero posible. No cuesta nada manifestar esa especie de augurio pidiendo felicidad y buena suerte. Aunque no falte quien recuerde aquello de  “Año nuevo, vida nueva”. Por desearlo, pedirlo o manifestarlo que no quede. Otra cosa es estrenar el calendario o la agenda con algo más que una fórmula que se repite siguiendo la costumbre. Porque la realidad de cada día se impone independientemente de lo que solemos manifestar con nuestras fórmulas de cortesía y buena educación. 

            Pero no debe ser así. Con certera intuición el papa san Pablo VI, el sabio y humilde sucesor de Pedro que guió a la Iglesia Católica desde el 21 de junio de 1963 hasta su muerte el 6 de agosto de 1978 llevando a término el Concilio Vaticano II, y que fue canonizado por el papa Francisco el 14 de octubre de 2018, estableció que el día primero del año, octava de la Navidad, estuviese dedicado a la Santísima Virgen María, Madre de Dios, conmemoración vinculada anteriormente al día 11 de octubre, aniversario del Concilio de Éfeso.

            Además del significado alegre y esperanzador que entraña todo comienzo importante -nadie pone en duda lo que representa el paso de los años- los cristianos debemos ser conscientes de lo que significa el “paso del tiempo”. Sin entrar en teorías explicativas de esta dimensión de nuestra existencia y utilizando el lenguaje común, el paso de un año a otro nos permite tomar conciencia de algunas realidades que solemos considerar como referencias importantes de nuestra vida: la propia existencia, la familia, el trabajo, la salud, la posición social, etc. Aunque el pasado, pasado está y por tanto ya no existe, sin embargo lo recordamos, unas veces con sentimientos de gozo y otras con tristeza. Por otra parte, nos referimos igualmente a lo que está por venir, es decir, al futuro que tratamos de vislumbrar moviéndonos entre sentimientos encontrados, esta vez entre el temor y la confianza.  

            Y aquí es donde justamente percibimos, al menos, el comienzo de una respuesta  quienes procuramos dejarnos iluminar por la luz de la fe cristiana. Esta respuesta se llama “esperanza”, una de las tres virtudes fundamentales de nuestra vida, a saber, la “fe”, la propia “esperanza” y la “caridad” o amor a Dios y amor al prójimo. Las tres están interrelacionadas, pero cada una tiene su propia entidad y fisonomía, si podemos hablar así, e incluso sus efectos específicos en nuestra vida. No en vano la virtud de la esperanza corresponde al anhelo de felicidad que Dios ha puesto en el corazón de todos los seres humanos y que genera en nosotros eso que llamamos “confianza” porque aporta a nuestra vida certeza, estímulo, alegría, fortaleza, ganas de vivir…

            Pero, atención, estoy refiriéndome a la esperanza como una virtud que viene de Dios y que no logramos nosotros simplemente como un ejercicio de autosugestión o de esfuerzo por ver el lado positivo de las cosas. Por supuesto, Él no solo no la niega a nadie sino que la ofrece a todos con la única condición de que nos fiemos de Él y procuremos apoyarnos en su amor. Reconozco que la esperanza no es una virtud fácil y, en ocasiones, hasta parece imposible. Pero está fundada en la seguridad que tenemos de que Dios nos ama. Y está basada en la bondad y el poder infinito de Dios, que es siempre fiel a sus promesas. Esta es la verdadera “llave” de la esperanza cristiana, aunque parezca imposible, aunque tengamos que decirle: “Señor, estoy esperando, aumenta mi fe”. ¡Feliz y confiado Año del Señor 2020!

+ Julián, Obispo de León

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.