Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

Fiesta Sacerdotal San Juan de Ávila 2019

(VIDEO) La Diócesis reconoce el “testimonio de vida sacerdotal” de los 15 presbíteros que conmemoran sus bodas de oro y plata
tras 50 y 25 años de servicio a la Iglesia

Celebra la fiesta sacerdotal en la memoria de San Juan de Ávila, patrono del clero español, con la que se clausura el Ciclo de Formación Permanente del Clero con una eucaristía que preside el obispo Don Julián en la Basílica de San Isidoro

León, 27 de mayo de 2019

Fiesta sacerdotal 2019 11La fiesta de la segunda dedicación de la Catedral, efectuada el día 27 de mayo del año 1901, fue hoy el marco litúrgico en el que se celebró la memoria de San Juan de Ávila, el patrono del clero español, y así lo remarcó el obispo Don Julián López al inicio de la homilía que pronunciaba en el marco de la eucaristía de acción de gracias de la fiesta sacerdotal. Con una numerosa presencia de integrantes del clero diocesano, presbíteros y diáconos, en compañía de fieles, en la Basílica de San Isidoro comenzaban los actos de esta jornada sacerdotal que según señaló el obispo Don Julián “observar lo que establece la liturgia en el aniversario de esa dedicación de la Catedral contribuye a estimular nuestra vinculación personal y ministerial a la Iglesia diocesana”. “Somos el presbiterio diocesano y como tal organismo eclesial estamos llamados a buscar la gloria de Dios y la santificación propia y de los fieles encomendados a nuestro ministerio mediante el compromiso que radica en el sacramento del Orden”, explicó el obispo Don Julián para hacer hincapié en que “desde la predicación y la catequesis, hasta el servicio generosos a los pequeños, a los jóvenes, a los pobres y a los enfermos, pasando por la oración continua y por cualquier forma de apostolado, todo ha de contribuir mediante la caridad concorde y el ministerio activo para la santificación de todos los que constituimos el presbiterio y la Iglesia diocesana”.

Fiesta sacerdotal 2019 1“SOMOS HIJOS DE LA IGLESIA”

En su homilía, Don Julián quiso recordar de manera singular “que cada uno de nosotros personalmente y en virtud de los sacramentos de la iniciación cristiana, que están en la base de nuestra misión pastoral recibida, somos verdaderos hijos de la Iglesia, es decir feligreses, aunque reservemos esta palabra para los fieles, que no súbditos, que nos han sido encomendados”. El obispo de León quiso recordar la importancia de la vocación como origen de la misión ministerial a través del sacramento del Orden “porque la vocación atañe a la experiencia espiritual de cada uno de nosotros, y es sin duda muchos más relevante que lo que hemos podido adquirir en el estudio y en la educación recibida en el Seminario y actualizada a lo largo de los años de nuestro ministerio en lo que se conoce como la formación permanente”. Don Julián aprovechó esta homilía de la fiesta de San Juan de Ávila para advertir también al clero de “uno de los riesgos que a medida que pasan los años puede suceder, acostumbrarnos a nuestra misión ministerial cotidiana y a llevarla a cabo con actitudes que podríamos denominar profesional”, un riesgo real ante el que alertó el prelado legionense para indicar que “nosotros mismos podemos sucumbir a esa mentalidad que puede anular o, cuanto menos, devaluar nuestra conciencia ministerial sacerdotal e incluso llegar a anularla”. Y en este punto Don Julián apeló a la “conciencia de nuestra propia identidad para que nuestra propia existencia esté alimentada por la Palabra de Dios y la oración personal, y reforzada en el ejercicio del ministerio mismo y sostenida por los recursos humanos y espirituales que nos ofrece y aun exige la Iglesia, sin olvidar aspectos tan importantes como la amistad sacerdotal, la vida austera y ordenada y el contacto humano y pastoral con los fieles que nos han sido encomendados”.

Fiesta sacerdotal 2019 5FIESTA DE LA DEDICACIÓN DE LA CATEDRAL

Para finalizar, Don Julián volvió a poner en relación la fiesta de la dedicación de la Catedral con la celebración anual de las bodas de oro y plata de los sacerdotes de la Diócesis “con lo que tiene de reencuentro gozoso y de reconocimiento de la obra de la bondad del Señor y de su misericordia en la vida personal y ministerial de quienes cumplen sus respectivos jubileos de plata y oro, debe animarnos y fortalecer nuestro espíritu y nuestra confianza para volver al esquema,  con conmovido encuentro y gratitud, al esquema esencial de la vocación recibida y madurada en nuestras vidas: el Señor que nos llamó sigue a nuestro lado, nos conforta y alienta, lo prometió antes de subir a los cielos “Sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos”.

Tras la eucaristía de acción de gracias en la Basílica de San Isidoro, esta jornada sacerdotal con la que se ha puesto el broche a las actividades del Ciclo de Formación Permanente del Clero  continuaba en el Salón del Pendón de la Real Colegiata, con un acto festivo en el que se fueron sucediendo intervenciones musicales como la que protagonizaban los seminaristas del Seminario “Redemptoris Mater” Virgen del Camino o el coro San Juan de Ávila, referencias a la figura de San Juan de Ávila, crónicas sobre la actualidad de los años 1969 y 1994 cuando recibían la ordenación los sacerdotes que celebran este año sus bodas de oro y plata, o testimonios como el que aportó en nombre de todos los homenajeados el sacerdote y profesor de la Universidad de Navarra Marcelo Merino Rodríguez.

El rector del Seminario Mayor “San Froilán”, Rubén García Peláez, abrió el acto con un repaso a la obra de San Juan de Ávila y a los puntos más destacados que este santo aportó a la historia de la espiritualidad desde su ”clarividente idea del ministerio sacerdotal”.  Tras ese acercamiento a algunos pasajes de referencia de la obra del patrono del clero español, el vicario de Relaciones Públicas, Antonio Trobajo, invitó a todos los participantes a “viajar en el tiempo” con una crónica de actualidad de los año 1959 y 1969. La música, con la pieza “Mis pies en tus pies” que interpretaron los seminaristas del Seminario “Redemptoris Mater” Virgen del Camino, dio continuidad a un acto en el que también estuvo muy presente la poesía con los poemas “Más allá” que recitó Don Telmo Díez Villarroel, uno de los sacerdotes más longevos de la Diócesis, y “Te seguiré Buen Pastor” por otro sacerdote, José Antonio Bardal. El reconocimiento y la gratitud a los sacerdotes que celebran sus bodas de oro y plata corrió a cargo de un joven seminarista, Thierry Rabenkogo, alumno de quinto curso en el Seminario Mayor “San Froilán” que echó mano de su experiencia familiar en Gabón, en su país africano de origen, quien quiso responder a esa pregunta “¿habrá valido la pena?”, para agradecer “tres cosas fundamental que lleváis con vosotros y que habéis mostrado con vuestra vida: vuestra fidelidad al llamada recibida, vuestra fecundidad espiritual  y vuestra felicidad en el ejercicio del ministerio”.

Fiesta sacerdotal 2019 8QUINCE PROTAGONISTAS HOMENAJEADOS

Ya por último, don Julián fue el encargado de entregar a cada uno de los homenajeados una insignia de cruz a modo de presente que recibieron de manos del obispo los protagonistas de la jornada: por sus bodas de oro, ordenados en el año 1969, los sacerdotes Jesús María Fabio Calvo Pérez, Segismundo Fernández Rodríguez, Manuel Jenaro Fresno González, Ángel García Macías, Gregorio González Álvarez, Celestino González de Celis, Marcelo Merino Rodríguez, Ismael Urdiales Llamazares y el padre marista Luis Carlos Aparicio Mesones; y por sus bodas de plata, ordenado en el año 1994, Juan José Andrés Nicolás. A todos ellos se sumó el reconocimiento especial para los sacerdotes ordenados en el año 1959, que con sesenta años de ejercicio ministerial alcanzan sus bodas de diamante y que son José Luis Castaño del Riego, Gaudencio Domínguez Fernández, Valentín Fernández González, Celestino González Alonso y Pablo Fernández del Río. Y se incluyó como homenaje especial el recuerdo a los sacerdotes ordenados en 1959 y ya fallecidos Enrique García Centeno, Neftalí Casado Fernández,  Donato Treceño Rodríguez, Sebastián de la Varga de la Varga, y Francisco Rodríguez Colino; y en 1969 y ya fallecidos Florentino Fernández Tejerina, Bernardo Fernández, Juan José Morán Fernández, Eliecer Antolín Redondo Redondo y Félix Valladares Andrés.

En nombre de los homenajeados intervino Marcelo Merino Rodríguez, sacerdote y profesor en la Universidad de Navarra, quien rememoró su etapa inicial en el Seminario con “otros ciento dos compañeros, primero en el Seminario Menor, y después en el Seminario Mayor, donde nuestra promoción tuvo la suerte de tener grandes profesores, algo que tenemos que agradecer a Don Julián y a todos sus antecesores, con dos doctores en Sagrada Escritura que teníamos nosotros, Don Felipe y Don Vicente; teníamos muy buen claustro”.

Tras esta intervención en nombre de todos los homenajeados, el obispo Don Julián fue el encargado de clausurar este acto festivo de día de San Juan de Ávila con “felicitación especial que es acción de gracias que ya hemos hecho en la eucaristía y que se prolonga en este acto, y gracias por el testimonio de vida sacerdotal de estos cincuenta años de la mayoría de los homenajeados, y confiemos en que los seminaristas que han participado en este acto se mantengas y puedan celebrar también sus bodas de oro y plata”.

Fiesta sacerdotal 2019 6

Fiesta sacerdotal 2019 3

Fiesta sacerdotal 2019 7

Fiesta sacerdotal 2019 9

Fiesta sacerdotal 2019 10

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65