Fiesta San Juan de Dios 2017

El Señor Obispo destaca en la fiesta de San Juan de Dios la dimensión como ejemplo práctico de "obras de misericordia" el ejercicio profesional de la medicina y la enfermería

Don Julián presidió la eucaristía de la fiesta, acto central de la 'Semana San Juan de Dios' del Hospital, que ha incluido un triduo de oración y que se clausura mañana viernes con la inauguración de la muestra fotográfica "Humanización asistencial" en el edificio consistorial del San Marcelo

León, 9 de marzo de 2017

El Señor Obispo de León, Don Julián López, presidía la celebración eucarística de la fiesta de San Juan de Dios en el Hospital que lleva este nombre y que desde el año 1968 atiende la Orden hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios en León con un elogio para la figura "de quien es considerado por la Historia como el fundador del hospital moderno, que creó su propio hospital para encontrar remedio para los enfermos pobres y marginados". En su homilía el obispo de León recordó que "la grandeza de la obra de San Juan de Dios no estaba solamente en las realizaciones sanitarias y en la atención material de las personas enfermas, sino muy especialmente en el espíritu de amor a Dios y al prójimo que le movió a actuar así".

"PROXIMIDAD EFICIENTE Y EFICAZ"

También Don Julián glosó el significado de la conocida parábola del Buen Samaritano poniéndola en relación con la figura de San Juan de Dios como ejemplo de "proximidad eficiente y eficaz, igual que el de tantos hombres y mujeres que se han sentido interpelados por el dolor y el sufrimiento de los pobres y los enfermos", punto que aprovechó para recordar el reciente fallecimiento de la madre Irene García de Prado, misionera nacida en El Burgo Ranero y fallecida recientemente en la localidad de Molina, en la Diócesis chilena de Talca, que decidió fundar una congregación a la que "puso por nombre el de Hermanas del Buen Samaritano, volcada en el cuidado de enfermos, pobres y ancianos, y llamada con razón la 'Teresa de Calcuta de Chile'".

A partir de estos ejemplos, el obispo de León lanzó una exhortación "porque no podemos pasar de largo ante el sufrimiento humano, y no basta con conocer lo que hay que hacer, porque la respuesta acerca de quién es mi prójimo es muy sencilla: mi prójimo es y será siempre el otro, el que necesita algo que yo puedo ofrecer" y recordó la importancia de "las obras de misericordia, las obras del Buen Samaritano, que se hacen realidad también en el ejercicio profesional de la medicina y la enfermería, del cuidado de las personas puesto que la misericordia no es sólo cosa de unos voluntarios o de los que por vocación religiosa o por altruismo consagran su vida al servicio de los enfermos ya que la clave está en la intencionalidad y en la motivación real por la que se hacen las cosas, por supuesto con profesionalidad rigurosa y científicamente".

ECOS DEL AÑO DE LA MISERICORDIA

En esta celebración de la Fiesta de San Juan de Dios se recordó en el Año Jubilar de la Misericordia junto con la Catedral, la Basílica de San Isidoro y la Basílica de la Virgen del Camino, templos jubilares, también la capilla del Hospital de San Juan de Dios, fue un lugar destacado para recibir la gracia del perdón del Dios, la gracia jubilar de la misericordia con las mismas condiciones que en los otros templos jubilares y no sólo para los enfermos, los residentes, sus familiares, sino también para todas las personas que los visitaron especialmente con esta intención.

Los Hermanos de San Juan de Dios inician su presencia en León en el año 1962 cuando comienza la construcción del Centro Sanitario que llevaría su nombre. A partir de su inauguración, el 12 de diciembre de 1968, los Hermanos de San Juan de Dios han estado presentes en la Obra Apostólica de forma activa en la gestión del Centro, enfermería, administración, Pastoral de la Salud y otros servicios.

En la actualidad  la Comunidad,  incluido su  superior el  Hno. Clemente Gómez Pérez, cuenta con ocho hermanos y un joven sacerdote procedente de la India, padre Binod Joseph, integrado en la Comunidad y que trabaja de capellán en el Centro. Los Hermanos debido a su edad se encuentran jubilados de toda actividad asistencial  y dedicados primordialmente a ser transmisores del carisma, dar testimonio de  vida, velar por los "Valores de la Hospitalidad": Calidad, Respeto, Responsabilidad y Espiritualidad. Colaborando  como voluntarios en el Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER) y en el asistencial.

 
 
Plaza de Regla, 7 * 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65