Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

Jornada Mundial por el Trabajo Decente 2019

La Diócesis se suma por quinto año a la Jornada mundial por el Trabajo Decente con el lema "No más precariedad"

Tendrá lugar por iniciativa de la Plataforma “Iglesia por el Trabajo Decente” mañana martes día 8 con un acto público en la Plaza de Botines a las 19,45 h. y una vigilia de oración en la Parroquia de San Marcelo a las 20,30 h.

León, 7 de octubre de 2019

2019 cart JorTrabajoDecenteLa Diócesis de León se sumará mañana martes día 8 a los actos de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente que hoy lunes se celebra, como cada 7 de octubre, este año con el lema “No más precariedad”. La Plataforma “Iglesia por el Trabajo Decente” es la entidad que promueve esta iniciativa en la Diócesis, integrada por Cáritas Diocesana de León, la delegación diocesana de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), el Movimiento Rural Cristiano, la Delegación de Pastoral de Juventud y Universitaria y los grupos de Pastoral Obrera.

ACTO PÚBLICO Y VIGILIA DE ORACIÓN

Y desde esta plataforma se ha organizado para mañana martes día 8 a partir de las 19,45 horas en la Plaza de Botines un acto público que incluirá un la lectura del manifiesto “Frente a la indecente precariedad, trabajo digno, como Dios quiere” y la expresión de varios testimonios para denunciar las situaciones de precariedad que viven muchos trabajadores en sectores como el de la atención a personas mayores y sobre la situación del trabajo en el ámbito rural de la Diócesis, condicionado por la despoblación y el envejecimiento de muchos pueblos en la que ha dado en llamar “España vaciada”. Tras los testimonios y la lectura del “Manifiesto para la Jornada Mundial por el Trabajo Decente 2019”, esta convocatoria de la Plataforma “Iglesia por el trabajo decente” invita a todos a sumarse a partir de las 20,30 horas en la Parroquia de San Marcelo a una vigilia de oración.

Con esta iniciativa promovida por el la plataforma “Iglesia unida por el trabajo decente” de la Diócesis de León quiere destacar que en León y en España “estamos asistiendo a un crecimiento del trabajo precario, que se presenta bajo las formas de la contratación temporal, la contratación a tiempo parcial y el empleo autónomo ficticio”. Una problemática que afecta de manera singular a la juventud “por el trabajo no voluntario a tiempo parcial, el empleo autónomo ficticio y el trabajo no declarado”, lo que está provocando que “un buen número de jóvenes está abandonando España en busca de mejores oportunidades de empleo”, y a la que se suma, en muchos casos, “una remuneración insuficiente para una vida digna, condiciones laborales que dificultan la consecución de un proyecto vital a largo plazo; falta de perspectivas; la vulnerabilidad de la persona ante un retroceso en derechos laborales y un entorno laboral que atenta, en muchos casos, contra la salud e integridad del trabajador, donde la persona es un mero instrumento que sirve y es utilizada en función de los intereses que marca el mercado”.

TRABAJO DECENTE: DIGNIDAD PERSONAL

Ante estas situaciones, esta Jornada por el Trabajo decente a la que se suma la Diócesis de León pretende recordar que “en junio pasado se celebró el centenario de la Organización Internacional del Trabajo en el marco de su 108ª Conferencia, donde se constató la necesidad de orientar todos los esfuerzos a asegurar una transición justa a un futuro del trabajo que contribuya al desarrollo sostenible en sus dimensiones económica, social y ambiental. La apuesta común fue la de aprovechar todo el potencial del progreso tecnológico y el crecimiento de la productividad para lograr trabajo decente y desarrollo sostenible, con objeto de asegurar la dignidad, la realización personal y una distribución equitativa de los beneficios para todos”.

En el manifiesto de este 7 de octubre se denuncia que “cuando hablamos de precariedad laboral lo hacemos de vidas truncadas, vulnerables y violentadas; de personas explotadas y abusadas por contratos temporales y eventuales, con sueldos que no concuerdan con las horas realizadas, sin seguridad en el puesto de trabajo y sujetos a una flexibilidad que acaba quebrando la dimensión personal de las personas trabajadoras al imposibilitar una verdadera conciliación entre trabajo, familia, descanso, participación social y ocio”. “Seguimos constatando cómo el trabajo está lejos de ser un derecho que garantice la dignidad de la persona, mientras sigue aumentado el número de trabajadores y trabajadoras pobres”, circunstancia ante las que se recuerda en este manifiesta que “la política económica debe estar siempre al servicio del trabajo digno” y se recupera la reflexión del Papa Francisco, quien afirma que “cuando la sociedad está organizada de tal modo que no todos tienen la posibilidad de trabajar, de estar unidos por la dignidad del trabajo, esa sociedad no va bien: ¡no es justa! Va contra el mismo Dios, que ha querido que nuestra dignidad comience desde aquí. La dignidad no nos la da el poder, el dinero, la cultura, ¡no! ¡La dignidad nos la da el trabajo!”.

“LA PERSONA EN EL CENTRO”

Ante esta situación, desde la Plataforma Iglesia por el Trabajo Decente la Iglesia de León  reivindica en este 7 de octubre “que todos los poderes públicos se comprometan de forma activa en la construcción de un sistema económico, social y laboral justo, fraterno y sostenible que sitúe a la persona en el centro.  Que el trabajo sea garante de dignidad y justicia, así como del desarrollo integral de la persona, de sus capacidades, dones y vocación, empezando por las personas más descartadas y excluidas. Que el trabajo sea fuente de reconocimiento social y personal, a través de la dignificación de los cuidados, con nuevos planteamientos de políticas sociales, de género y educativas en igualdad entre mujeres y hombres, sin olvidar el derecho a una conciliación real de la vida familiar y laboral. Que el trabajo es para la vida, por lo que es imprescindible que se realice en un entorno de seguridad y salud, con condiciones que garanticen la integridad física y psíquica de la persona. Y concluye que “como Iglesia viva insertada en el mundo donde bulle la vida, las entidades que formamos la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente acompañamos esta dura realidad social y sus efectos deshumanizadores. Estamos llamados por ello a estar alerta para denunciar, desde la ternura, la compasión y el estilo de vida de Jesús de Nazaret, la denigración que está sufriendo la persona y el trabajo. Unimos nuestras fuerzas y compromisos como gesto profético, e invitamos a toda la Iglesia, a las comunidades, movimientos sociales y personas de buena voluntad a celebrar y reivindicar juntos esta jornada”.

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65