Misa Crismal 2017 - Triduo Pascual

El obispo anima a todo el presbiterio diocesano a participar en la Misa Crismal para "renovar y actualizar la alegría de nuestro ministerio sacerdotal al servicio del Pueblo de Dios"

Se celebra mañana miércoles día 12, Miércoles Santo, a las 11 h. en la Catedral con presencia de todos los presbíteros y diáconos de la Diócesis, que antes partipararán en una reflexión espiritual preparatoria en el Seminario

León, 11 de abril de 2017

El obispo de León, D. Julián López, presidirá mañana miércoles día 12, Miércoles Santo, a partir de las 11,00 horas en la Catedral la Misa Crismal, celebración que al inicio de las jornadas del Triduo Pascual reúne a todos los integrantes del clero diocesano, presbíteros y diáconos, quienes renovarán en el primer templo de la Diócesis las promesas que realizaron el día en que recibían el sacramento del orden. Esta celebración de la Misa Crismal tendrá sus prolegómenos con una reflexión espiritual preparatoria que se desarrollará a partir de las 10,00 horas en el salón de actos del Seminario Mayor y a la conclusión, a partir de las 13,00 horas en el Salón del Trono del Palacio Episcopal dará paso a una convivencia sacerdotal. En la liturgia católica es la primera celebración indicada por el Misal Romano para el Jueves Santo, previa a la Misa de la Cena del Señor, pero en León –al igual que en otros muchos lugares– se adelanta un día para que puedan asistir con más facilidad los sacerdotes diocesanos, los laicos y los consagrados.

En su carta de convocatoria para la Misa Crismal, Mons. Julián López explica que “se trata de renovar y actualizar la alegría de nuestro ministerio sacerdotal al servicio del pueblo de Dios. La convocatoria de la Misa no solo no nos separa de los demás fieles cristianos, sean laicos o personas consagradas, sino que nos integra más profundamente en el cuerpo eclesial de Cristo y nos dispone para servir con una mayor dedicación al pueblo de Dios”. Y por ello, D. Julián  asegura que “sería un gesto muy hermoso que cada presbítero, sobre todo los que tienen ministerio parroquial, acudieran a la Misa crismal acompañados de un grupo de feligreses. Hago la sugerencia, especialmente a los que trabajáis pastoralmente en parroquias, sectores o grupos eclesiales de la capital, de invitar a vuestros fieles a que asistan con vosotros a esta poco conocida celebración”.

El obispo de León también subraya que “la Misa crismal será para todos una estupenda preparación para vivir los días centrales de la Semana Santa y una forma de catequesis viva de lo que es el sacerdocio en la Iglesia, que radica en el hecho de que nosotros, seres humanos limitados y pecadores, hemos sido llamados y santificados para poder hablar y actuar en la persona de Cristo, anunciando el evangelio y ejerciendo en su nombre el sacerdocio. La Misa crismal puede ser también una llamada de nuevas vocaciones si nos lo proponemos”.

ESTRUCTURA DE LA MISA CRISMAL

En la Misa Crismal, después de la homilía del obispo, el clero renueva públicamente ante el pueblo de Dios las promesas de su ordenación presbiteral. Tras una invitación a ese momento por parte del obispo, les pregunta tres veces a los sacerdotes presentes por su voluntad de ser fieles al ministerio recibido, y ellos responden las tres veces: “sí, quiero”. Seguidamente, invita al resto de fieles a rezar por sus ministros, recibiendo por respuesta: “Cristo, óyenos; Cristo, escúchanos”.

El momento posterior de esta eucaristía consiste en que el obispo consagra el Santo Crisma y bendice los óleos de los catecúmenos (empleado en el bautismo y en sus ritos preparatorios) y de los enfermos (empleado en la unción de los enfermos), de ahí el nombre de “Misa Crismal”.

La palabra “crisma” proviene del término griego 'chrisma', que significa unción (y por ello Cristo significa ungido, Mesías). Así se llama al aceite y bálsamo mezclados que el obispo consagra este Miércoles Santo por la mañana, y que servirá para ungir a los nuevos bautizados, signar a los confirmados y ordenar a sacerdotes y obispos.

Varios ministros y fieles se acercan en procesión, desde el coro de la Catedral hasta el presbiterio, llevando tres ánforas con los óleos. En primer lugar, el obispo bendice el óleo de los enfermos, “para que cuantos sean ungidos con él sientan en cuerpo y alma tu divina protección y experimenten alivio en sus enfermedades y dolores”.

A continuación hace lo mismo con el óleo de los catecúmenos, pidiendo a Dios que éstos, los que se preparan para recibir el bautismo, “vivan más hondamente el evangelio de Cristo, emprendan animosos la tarea cristiana y, admitidos entre tus hijos de adopción, gocen de la alegría de sentirse renacidos y de formar parte de la Iglesia”.

Por último, en el interior del ánfora con el óleo preparado para el Santo Crisma, el obispo vierte un frasco de perfume y, a continuación, sopla sobre la boca del ánfora, tras haber invitado a los fieles presentes a rezar para que los que sean ungidos con él “sientan interiormente la unción de la bondad divina y sean dignos de los frutos de la redención”. Después, con las manos extendidas, pronuncia una larga oración de consagración, que en un momento concreto cuenta con la participación de todos los sacerdotes concelebrantes, que extienden la mano derecha hacia el Crisma en silencio.

TRIDUO PASCUAL

Con la Misa Crismal se anticipa en la Diócesis de León el inicio de los días del Triduo Pascual, las jornadas centrales de la liturgia de Semana Santa.

Así, el próximo jueves día 13, Jueves Santo, el obispo D. Julián presidirá la Santa Misa en la Cena del Señor a partir de las 18,00 horas en la Catedral. Ya a las 00,00 horas e la madrugada del Viernes Santo Mons. Julián López participará en la tradicional Ronda de la Cofradía del Dulce Nombre, que acoge una de sus primeras estaciones en el patio del Obispado.

El viernes día 14, Viernes Santo, Mons. Julián López acudirá el Oficio de Lectura y Laudes en la Real Colegiata-Basílica de San Isidoro a las 11,00 horas y a partir de las 17,00 horas en la Catedral presidirá la Celebración de la Pasión del Señor, para incorporarse a la solemne procesión del Santo Entierro a su paso por la Real Colegiata-Basílica de San Isidoro.

El sábado día 15, Sábado Santo, el obispo Julián López participará en el Oficio de Lectura y Laudes en la Real Colegiata-Basílica de San Isidoro a las 10,00 horas, para a continuación, a las 11,00 horas, presidir la recitación del Símbolo y la Unción prebautismal de los catecúmenos. Ya por la noche, a partir de las 23,00 horas en la Catedral presidirá la celebración de la Santa Vigilia Pascual.

El domingo día 16, Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor, Mons. López Martín presidirá la Misa Estacional con bendición apostólica en la Catedral a partir de las 10,30 horas y concluirá el programa especial de estas jornadas del Triduo Pascual con una eucaristía a partir de las 13,00 horas en la parroquia de San Isidro Labrador en la que recibirán el sacramento del bautismo 14 niños en edad escolar y adolescentes que han completado su iniciación cristiana en el Servicio para el Catecumenado de la Diócesis.

Plaza de Regla, 7 * 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65
Regístrate a nuestro Boletín de Noticias.